Vnculo a portal de transparencia
Home Novedades Noticias Noticias Ciudadano Dr. Leonel Flores Sosa: “Se politizó y manipuló en contra de los trabajadores el tema del incentivo escolar”

Dr. Leonel Flores Sosa: “Se politizó y manipuló en contra de los trabajadores el tema del incentivo escolar”

Lunes 10 de Diciembre de 2012 13:28 PDF Imprimir
Última actualización el Lunes 10 de Diciembre de 2012 14:01

El director del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, Leonel Flores Sosa, hace un balance final del tema relacionado al “incentivo escolar” que la Administración buscaba dar a los trabajadores.

Flores denuncia la doble moral de  la ANEP y El Diario de Hoy, pues a su juicio no están interesados ni en la población ni en el trabajador del ISSS, sino en la politización del tema con fines diferentes a lo que plantean en las notas recientes.

La sanidad financiera del ISSS, el superávit con el que cuenta la institución, la amplia inversión tecnológica este año y la contención del gasto le daban a esa autónoma, según Flores, las condiciones ideales para plantear este beneficio para los trabajadores.

En primer lugar quisiera que me hiciera un recuento y su valoración final  sobre el tema del incentivo escolar, en el sentido siguiente: la administración tiene una opinión al respecto, y la población puede llegar a hacerse otra, quizá influida por los medios. ¿Cuál sería su valoración general en principio?

En primer lugar, quiero iniciar comentado sobre qué nos llevó a proponer un incentivo escolar para los trabajadores del Seguro Social, específicamente para aquellos que tienen algún tipo de dificultad económica. Y le cuento: el año pasado, cuando tomamos posesión del cargo, encontramos un déficit presupuestario de más o menos $23 millones, e inmediatamente se establecieron los ejes de trabajo. Uno fue la transparencia institucional, en la cual obviamente influyen rubros como las finanzas del instituto, hacer un plan de contención de gastos, implementar un sistema de control interno, revisar los gastos superfluos del Seguro Social, en  concordancia con la austeridad que el nuevo Gobierno ha recomendado. Por otro lado, hacer transferencias de bienes institucionales y de equipos médicos de un lugar a otro para evitar gastos innecesarios, algo que nunca se había hecho. Quisimos determinar cuáles son aquellas Unidades Médicas a las que les sobran insumos y aquellos centros de atención a los que les faltan insumos.

Quisimos con todo esto disminuir una curva que se iba ensanchando y refiriéndonos desequilibrio financiero.  Encontré, por otro lado, una administración que en los últimos meses había contratado a cientos de empleados. Entonces, ninguna entidad, ninguna empresa, ninguna organización con o sin fines de lucro, ninguna institución puede soportar por mucho tiempo lo que es un gasto administrativo mayor de un 50% y nosotros lo encontramos en el 52%. Había una situación difícil.

Este año, hemos tenido nosotros una mayor cobertura de la población, algo que implica 60 mil nuevos cotizantes. De junio del año pasado a junio de este año, ha habido tan solo 70 contrataciones nuevas, tomando en cuenta el hecho de que algunos se van.   Comparado este número con 60 mil nuevos cotizantes y sus familias, algo que pueden llegar a 100 mil derechohabientes, creo que hasta nos hemos quedado cortos, porque es lo que hemos hecho. Hemos redistribuido los recursos humanos y los hemos optimizado a los lugares que más se necesita.

A parte de eso, hemos tenido campañas de reforzamiento de equipo médico de los hospitales. Hablo de los equipos médicos en el interior del país: una unidad de videolaparoscopía, una unidad de mamografía,  una de Cardiología, una expansión de la unidad de hemodiálisis. En San Salvador también se ha invertido mucho en tecnología. Por otro lado, hay que decir que al momento no tenemos demanda insatisfecha de pacientes con hemodiálisis y estamos trabajando para que las especialidades se agilicen. Hemos incrementado el número de consultas,  de despachos de recetas, hemos terminado este año y el año pasado con un abastecimiento de medicamentos e insumos institucionales por arriba del 99.4%. Además de eso, se han dado recursos institucionales y capacitaciones en humanización para el mejor trato de los pacientes. Y fíjese que esa es una crítica histórica y válida, la del trato al paciente. Hoy en día, sin embargo, en escala del 1 al 10,  tenemos un 6.6 de aceptación y empatía de parte del paciente. Cuando llegué a la  institución, había el número rondaba el 4. Hay un cambio, y es evidente en ese sentido. Aunque, claro, un 6.6 es un número que también nos llama a la reflexión.

Pero a qué voy con todo lo anterior: a que el trabajo está realizándose, a que estamos cumpliendo las metas, a que no hay ninguna falta de insumos y recursos en el ISSS. Y cuando algo de esa naturaleza pasa, pues lo solucionamos inmediatamente. Hay un superávit económico en el ISSS, algo que hace décadas no había. Los Gobiernos anteriores, desde los 70 jamás, pudieron encontrarse con este tipo de resultados, que lamentablemente no son dimensionados como se debería. Respecto del incentivo escolar, nosotros estamos hablando que iba haber una erogación cerca de los  $300 o $400 mil. Las condiciones estaban dadas, con la transparencia adecuada. Esto no afectaba a los derechohabientes, no afectaba a los centros de atención absolutamente en nada.

Sin embargo, sucede que como es primera vez en la historia que la administración decide dar un beneficio a los trabajadores sin necesidad de que la iniciativa provenga de un sindicato, sin estar en confrontación en un sindicato, sin estar en las calles luchando por el beneficio de los trabajadores, algunos malos líderes sindicales filtran la información a un periódico oportunista del que ya sabemos que está en campaña política, del que sabemos que tiene los dados cargados en contra del Gobierno y a favor de un partido y una empresa privada que los manejan… por eso nosotros entramos en un proceso de choque con la doble moral.

Muchos actores contra la propuesta entonces…

Es que se politizó la acción. Además de ese periódico (El Diario de Hoy) y de la irresponsabilidad de las declaraciones con desconocimiento de causa del Director Ejecutivo de la ANEP, vienen los sindicatos y manipulan también la acción del incentivo económico, viene el Colegio Médico y emite su opinión. Lo que el Colegio Médico quizá desconoce es que el sindicato que ellos también apoyan (SIMETRISSS) está pidiendo prebendas, como  por ejemplo un permiso sindical con goce de salario en forma anual para toda su junta directiva, un aumento privilegiado solamente para el sector médico, en el que podría estar de acuerdo, pero que en este momento, nuestro análisis indica que es improcedente financieramente. El escalafón, que es otra cosa que piden, costaría $11 millones. En este aspecto la administración ha propuesto un pacto en el cual se superen definitivamente las deudas históricas a los pacientes para luego devolver el escalafón que a mi juicio les fue quitado a los trabajadores del ISSS en venganza y por las malas administraciones que no pretendían un equilibrio financiero.

Pero aparte de todo esto, hay algo lamentable: hubo unas fuertes críticas  inmerecidas a los trabajadores del ISSS. Y no estamos diciendo que en el ISSS todo es color de rosa y que todo ya se solucionó; recuerde que venimos de 3 décadas de que los gobiernos de turno  nunca se ha preocupado por los trabajadores, nunca se habían preocupado  por mejorar la atención, nunca se habían preocupado por la transparencia, no se han preocupado por actualizar los aportes del Estado, los aportes de la empresa privada y mucho menos se ha preocupado por la reforma a la ley del ISSS que data desde el 49 al 53.

El Diario de Hoy fue el que “destapó el tema”, claro, entre comillas. En ese momento aparecen dos actores, uno de ellos usted ya lo mencionó, fue el Colegio Médico, pero aparece otro actor, que es la ANEP a través de su director ejecutivo, Arnoldo Jiménez, a quien usted ya mencionó. ¿No debería estar preocupada la ANEP, digamos, también en otro tipo de cuestiones: como la deuda histórica de los empresarios con el ISSS, como las violaciones a los derechos laborales en las empresas, como los salarios indignos…? Hace poco Odir Miranda, director de la Asociación Atlacatl, dijo que “en las empresas aún se siguen discriminando a las personas con VIH, en las empresas se sigue despidiendo a las personas con VIH”, se les sigue pidiendo un examen para saber si tiene VIH. En suma, ¿no  hay una doble moral en esa cuestión o es lo mismo un planteamiento meramente político y oportunista de Arnoldo Jiménez y la ANEP?

Es que hubo una  confabulación en el tema. Y salieron perdiendo los trabajadores del ISSS, siendo insultados. Todas las personas en El Salvador merecen respeto, merecen confianza, y como ciudadanos salvadoreños, estos trabajadores se esfuerzan por hacer su trabajo, no digo que el 100%, pero la mayoría ahora está trabajando con interés y  los estamos capacitando, estamos haciendo programas de humanización, para mejorar el trato con el derechohabiente.  Yo no se a dónde han estado estas entidades como la ANEP cuando el ISSS tiene a más de 12, 500 empleados capacitados en el trato humano al paciente, cuando nosotros tenemos más de 75 comités de  humanización en todo  el país que conforman 1,500 trabajadores, cuando  tenemos programas sociales como el de Entrega Domiciliaria de Medicamentos, en el cual estamos protegiendo  a más de 35,000 adultos mayores en este momento e invertimos $5 millones.  Imagínese que ni siquiera se ha hecho una reducción de beneficias ni a sus trabajadores ni a sus  derechohabientes en una crisis tan profunda como que la se vive en le economía nacional e internacional, cuando otros países de la región sí lo han hecho.  ¿Y por qué en el ISSS no se ha dado eso?, porque hemos trabajado con transparencia y con responsabilidad en manejar el dinero de los cotizantes.

Pero me habla de una confabulación…

Sí, y es la siguiente: se dio una coyuntura en la cual el ISSS fue señalado como que estaba haciendo un desacato a un fallo de la Sala de lo Constitucional, y aprovecharon el tema del incentivo escolar para arremeter contra los trabajadores del ISSS, a pesar que hemos tenido buena relación con las gremiales de la empresa privada, hemos tenido una buena relación con los miembros del Consejo Directivo que representan a la empresa privada, les he respetado las reglas del juego, y les exijo que ellos respeten las reglas del juego también. Lo digo claramente: Hubo una confabulación entre El Diario de Hoy, la ANEP, el Colegio Médico e incluso los sindicatos en contra del trabajador, no en contra de mi persona. Los intereses de la ANEP son claros, no están muy interesados en este tema, sino que tan solo querían poner en la palestra pública lo relacionado con la representación patronal en el Consejo. La ANEP tiene doble moral.

¿A qué se refiere con esto último?

Hay cerca de $96 millones que la empresa privada le debe al ISSS. La misma ANEP comete el error de decir “nuestros consejales”  cuando en realidad la Ley del Seguro Social no habla que tengan que ser de ANEP, habla del “sector empleador”, es decir: ¡puede ser cualquier gremial!, que esté incluso fuera de la ANEP, y cuando habla de que por el incentivo escolar es que no se regresan a estos concejales, están completamente equivocados porque desconocen cómo se conforma el Consejo Directivo. Ahí hay doce personas, ellos tienen dos representantes; hay diez representantes aún (sin los dos de la ANEP), e incluso si esos dos, en el caso de su presencia, estuvieran en contra, tenemos nosotros diez votos más y si otros dos de otro sector estuvieran en contra tenemos nosotros ocho votos más, y si se quedara empatado tenemos el doble voto del Presidente del Consejo Directivo, que es atribuido al Ministerio de Trabajo. Entonces, el Director General ni siquiera tiene voto en el Consejo Directivo. Uno hace la propuesta de acuerdo a la responsabilidad de cómo ha manejado los fondos del Seguro Social y esa propuesta ha sido bien vista; la retiramos porque esa propuesta se politizó ya por los mecanismos que  expliqué.

En el pasado enviaban a concejales que llegaban a defender a las empresas y no a trabajar por el ISSS como juramentan al ser incorporados. No estoy hablando que los consejales actuales estén cometiendo actos ilícitos, al contrario, estos consejales de la empresa privada, bueno de la ANEP, pero yo diría de la empresa privada, son los únicos que en la historia del Seguro Social son legítimos porque fueron elegidos en la forma exacta como establece la ley, que señala la necesidad de que las gremiales que tenga personería jurídica y que no tengan deudas con el Seguro Social puedan inscribirse en la sección de organizaciones sociales del Ministerio de Trabajo y nosotros pedimos el número de gremiales inscritas, y de allí se les mandan las boletas de votación y ellos nos mandan las votaciones. Antes no lo hacían, sino que únicamente con una carta del MINTRAB la ANEP mandaba sus representantes  en una forma antidemocrática. ¿Se expresaban tan a favor del cumplimiento de la ley ellos antes? Pues no, porque no les convenía. Eso es doble moral, completamente.

También, cómo es posible que empiecen a criticar un incentivo escolar de $125 cuando estamos hablando que no hay reformas en la Ley del ISSS que penalicen actos indebidos que puedan provenir de las empresas. Por qué critican si las empresas no reciben ni multas severas por no pagar el Seguro Social ni reciben cárcel por aquellos que le descuentan a los asegurados y que ese dinero no pasa al Seguro Social; y mucho menos hay una reforma en cuanto a la protección de los pensionados, que cuando más lo necesitan pagan más y si se retira el  Estado, se retira la empresa privada y no le dan una protección social como debería de ser.

Usted ha señalado que gran parte de la decisión de desestimar el incentivo es la politización del tema, pero que el asunto proviene de intereses sindicales. ¿A qué se refiere exactamente?

Me refiero a que los sindicatos tienes derecho de hacer sus apuestas electorales, sus ofrecimientos electorales, pero vea: yo he revisado las plataformas electorales de todos los sindicalistas y ninguno de los sindicatos, excepto uno, creo, ha hecho propuestas estudiadas, sensatas y reales para beneficiar a los derechohabientes. La mayoría de las propuestas son aumentos de salario, aumentos de beneficios, aumentos de seguros, aumento de prestaciones pero se olvidan del derechohabiente. Muy bien lo han dicho algunos que juzgan al Seguro Social con propiedad y dicen que el Seguro Social tiene los mejores beneficios, comparado con otras instituciones, pero es una institución que genera salud. Los beneficios son gracias al Contrato Colectivo que se logró con mucho esfuerzo, y nuestra administración los respeta y los va a seguir respetando. Pero de esto a que los sindicatos puedan llegar a sacrificar un beneficio como el incentivo escolar, con tal de no verse supuestamente perjudicados en la elección, hay un gran trecho en el que nos tenemos que preguntar si realmente están interesados en el empleado y en la gente.

De todo esto, de El Diario de Hoy, de la ANEP y de los sindicatos, debo decir que a mi juicio en El Salvador las reglas del juego no están claras en la mayoría de instituciones privadas, creo que se sigue teniendo el poder fáctico a pesar de que ya se hizo una transición democrática, el poder fáctico puede imponerse ante los medios de comunicación y marcarles la agenda como ha sucedido en esta ocasión; no obstante, decidimos abstenernos de dar el incentivo porque no queremos exponer a nuestras trabajadores a la crítica destructiva, tampoco los queremos exponer  a los insultos que han recibido de gente que no precisamente reciben servicios del Seguro Social. Se retiro el punto por la politización del tema, la manipulación de los sindicatos y porque necesitaba ir mejor focalizado.

Arnoldo Jiménez y el editorial del 6 de diciembre de El Diario de Hoy hablan de que el Seguro Social debería estar preocupado más en cobertura médica, en abastecimiento de medicamentos, en beneficios para los derechohabientes etc.; esto en lugar de querer mandar esos excedentes positivos de las finanzas del ISSS a otras áreas. Usted me explicó que el Seguro Social ha avanzado bastante en todas esas áreas. ¿Será que la ANEP y El Diario de Hoy desconocen estos cambios?

Desconocimiento no hay, EDH está en campaña política y tiene los dados cargados, como ya lo dije. Lamentablemente, es uno de los poderes fácticos de este país. Desconocimiento no hay porque me reúno con ellos, con los de la empresa privada. Acá se dio un tribunal mediático que pesó mucho más que la consciencia de las familias más necesitadas del ISSS.

Durante mi gestión han tenido sus representantes en el Consejo Directivo, los mismos representantes de ellos han expresado su inconformidad por las declaraciones del Director ejecutivo. Es más, algunos de ellos han llegado al extremo de decir: “Este señor (Arnoldo Jiménez) no aporta y no construye, sino que destruye y confronta”. Entonces yo no lo podría decir porque siempre he estado en buena relación con la empresa privada puesto que la mayor parte de los ingresos al Seguro Social provienen de la empresa privada y los trabajadores; pero, para mí, el Seguro Social es de los trabajadores. Que no me vengan a decir los dirigentes de esta gremial que la empresa privada se saca todo el dinero para el Seguro Social, ¡no!, cuando la empresa privada habla de eso, pienso en aquellos empresarios que cuando le van a ofrecer un salario a un trabajador ya le descuentan lo que ellos pagan y lo que el trabajador va a pagar al Seguro Social. O sea que no me vengan a decir que si un trabajador gana $300 le van a aumentar $30 para que pague el Seguro Social, al contrario le descuentan esos $30 y lo contratan por $270 desde antes. Así son muchos. Por lo tanto no creo que tengan la moral para que digan que son los que más aportan.

Hay un caso paradigmático. El de los reafiliados del IPSFA. Es un asunto que nos cayó de golpe, un problema importante. No podíamos rehuirle al problema, como se hizo en el pasado con la complicidad de la ANEP. Ellos tuvieron en su poder resolver el problema de los del IPSFA, pero no lo hicieron. Nosotros responsablemente lo hemos resuelto. Cerca 48 mil o más empleados del IPSFA van a poder recibir la protección social sin atentar contra las finanzas del ISSS. ¿No es eso pensar en los más necesitados?

Por otro lado, el programa de incorporación del sector doméstico al ISSS no es responsabilidad del Seguro Social que no avance,  es responsabilidad del patrono que no inscribe al empleado, es responsabilidad del trabajador que no exige que el patrono lo inscriba porque tiene miedo que le descuente el dinero o lo despida por exigir un derecho. ¿Se expresa en esto algún dirigente de la empresa privada? Claro que no, porque no les importa la gente, les importan sus intereses económicos.

 

CRONOLOGÍA

Propuesta de la Administración del ISSS del otorgamiento del incentivo escolar:

02/12/2012 Periódicos publican información tergiversada sobre el incentivo y se respaldan con declaraciones del director de la ANEP, Arnoldo Jiménez, y Armida Franco, del STISSS.

04/12/2012  “El Diario de Hoy” rectifica su error al publicar una aclaración sobre el incentivo. ANEP insiste en el tema de los consejales de la empresa privada en el Consejo Directivo del ISSS.

06/12/2012 La medida del incentivo escolar es retirada como punto de agenda debido a la politización y tergiversación que generó la sindicalista Armida Franco.


 

 

Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
Portal Vida Familia y Salud